lunes, 16 de marzo de 2009

Currículum Vitae


Nombre: Atila Cienfuegos
Edad: 62 años
Profesión: Licenciado en Derecho
Estado civil: Viudo
Fecha de nacimiento: 30 de febrero de 1948.


FORMACIÓN ACADÉMICA: Esc. Primaria: Héroes de la Patria Esc. Secundaria: Instituto Libertad Esc. Preparatoria: Instituto Militarizado Esparta.
Estudios Superiores: Universidad Militarizada Campus N° 1
Posgrado: Especialidad en Control de Disturbios, por la Universidad Militarizada Campus N° 1.


EJERCICIO PROFESIONAL:
1968: Miembro del batallón Troya.
1971: Teniente encargado del adiestramiento de ai kido de la sección 69 del grupo Cuervos.
1972: Guardia diplomado con funciones múltiples y observacionales en la embajada de Santiago de Chile.
1974: Miembro del grupo Felinos, adiestrados en guerra de guerrillas y pioneros en el combate contra la guerrilla campesina.
1975-1978: Miembro del grupo Asfalto, encargados de controlar, reducir y eliminar a los miembros de la guerrilla urbana Liga 6 de enero.
1976-1978: Capacitación como líder de avanzada en West Point. Adiestrado para seccionar, perfilar y minimizar riesgo en las avanzadas presidenciales en los barrios considerados como conflictivos de la ciudad capital.
1979-1981: Diplomado en técnicas de coptación de pandillas, movimientos urbanos y técnicas de movilización para civiles simpatizantes del Estado.


HOBBIES:
Natación, equitación, carrera a campo traviesa, prácticas de tiro, kempo, tai chi, cursos de liderazgo y dianética.
OTROS:
Escritor: Ganador del premio Pinochet al mejor cuento corto miliciano, (mismo que a continuación se adjunta).

SUEÑOS GUAJIROS
(Premio Pinochet al mejor cuento corto miliciano)

Por: Atila Cienfuegos
El tiempo se acaba. No puedo decir demasiado. Ellos me persiguen. He intentado penetrar en algún departamento del piso tercero. Los oigo subir las escaleras. Escucho sus pisadas. Me oigo la sangre en la garganta. Escupo. Que espeso es el miedo. Afuera se oyen gritos. Una enorme bestia de múltiples voces me persigue. Los truenos, los truenos...
Apenas hace unas horas estaba dormido en mi cama. El Ché mirándome desde la pared rosa. Mi ropa regada por el suelo. Mi madre cantando en la cocina, su voz iluminando la casa. Mi perro ladrando porque mi padre llegaba.
Mis manos sudan. Mi carne se vuelve agua. Este pantalón de mi primo impide que camine bien. Voy de allá para acá. Nadie asoma a las puertas. Esas luces rojas, después las verdes. Me cago en la puta madre. Si Dios existe debe andar por Vietnam. Cómo madres vine a dar aquí. Por qué tuve que venir a ver a estas pendejas que conocí en el Tres más Tres.
Veo a mi madre. Sabe que vine por estos lugares. ¡Carajo, carajo! Ya vienen, los escucho más cerca...
(...)
—Qué hago con este pendejo, mi teniente.
—Nada, amontónalo con los otros. Por qué le disparaste
—Se llevó una mano hacia atrás. Pensé que sacaría una pistola, luego vi que era una credencial de estudiante.
—Está bueno, no hay pedo. Mientras menos pendejos, mejor...

4 comentarios:

jota pe dijo...

-- maestro JL, Dios bendiga a los proceres que nos dieron premios de cuento corto miliciano (mi suenio guajiro: ganar el Premio Porfirio Diaz de Poesia), gracias maestro!

Dragon de Azucar dijo...

'Cuanto menos pensejos mejor' aún se escuchan frases como esas en Argentina.

Saludos

MVZGonzalez dijo...

Disculpa maestro...
No es este Atila Cienfuegos, aquel que cruzó el Estrecho de Bering caminando, para venir a un duelo de PlayStation con Emiliano Zapata y darle asi celos a Napoleón Bonaparte???

JLVasconcelos dijo...

Hola JP:
Buen premio sería ese y entregado por dña. Carmelita Romero Rubio, ni más ni menos.
Saludos.
--------

Hola D:
Sí, supongo que sí. Aquí también, con frecuencia. Nada cambia.
Saludos y gracias por leer.
------

MVZ:
No, no es. Este es un ascendiente de las brujas de Eastwood.
Saludos y gracias por comentar.