sábado, 21 de febrero de 2009

De logros II


En Liliput las noches son minúsculas y las mañanas breves. Sus habitantes desdeñan al futuro y trazan metas a corto plazo. Desde antes de la llegada de Gulliver a sus tierras ya eran famosos por sus rebaños de pulgones y cultivos de plancton.
Practican la concisión como una de las Bellas Artes; evitan las discusiones prolongadas y las novelas-río, por eso conquistan —con frecuencia— galardones en certámenes de haikús y relatos breves. JLV

6 comentarios:

Isabela dijo...

Excelente. Y no agrego más para no provocar la ira de los liliputienses.

jota pe dijo...

-- tan pequenios y su universo es infinito, excelente

Isa SB dijo...

¡Quién fuera liliputiense!
Muy buena mini, un abrazo.

JLVasconcelos dijo...

Isabela:
Tu motivador comentario no despertaría la ira de liliputienses, ni la mía, por el contrario. Saludos.

Master JP:
Pequeñez, sabia virtud de infinitas bondades, sí. Gracias por leer y comentar.

Maestra Segura Boutry:
Un honor. Un abrazo también y mis respetos a su talento y textos. Salutes.

22/02/09 9:29

Dragon de Azucar dijo...

Cortito y al pie

Saludos

JLVasconcelos dijo...

Hola D:
Cual debe de ser, entratándose de liliputienses