jueves, 6 de noviembre de 2008

Volverán los oscuros ceniceros de tu cigarro cenizas a formar



Todo comenzó una tuberculosa mañana de diciembre. Los postes ladraban y perros sostenían alambres en sus picos. Una mujer gorda y perezosa masticaba encendedores, con el mismo desparpajo que estilan los verdugos cuando cortan cabezas nucleares o talan plantas de los pies.
Unos tiernos ceniceritos se repegaban modosamente a sus piernas peludas, pero todo era inútil. La obesa cuerpo de habano estaba decidida: tomó el sol y lo arrojó a los gallos que barritaban de gusto.
Todo se puso negro: el cielo fue un enfisema pulmonar.
Entonces comprendimos que un pigmeo hitleriano danzaba dentro del enorme pecho de la rolliza: detuvimos al mundo y nos bajamos antes de que iniciara aquel mítico diluvio de colillas. JLV

2 comentarios:

Dragon de Azucar dijo...

Me gustó el texto. Me recuerda la cruzada perdida que lucho cada día contra el tabaquismo del mundo.

Saludos

JLVasconcelos dijo...

D:
Loable labor, sin duda. Ojalá se sumen más cruzados a la causa.

Saludos y gracias por leer.