domingo, 19 de julio de 2009

De estimaciones



Por sus venas corre una sangre verbal y sustantiva. De los libros conoce más que de sí mismo. Por su mirada gatean palabras como ñiñas de pecho y en su eterna sonrisa las oraciones nacen dientes de leche. Se peina con estrofas la calvicie y limpia consonante sus orejas.
“Ahí va el hombre de letras”, canturrean a su paso sordomudos, lisiados, peteneros, libreros, lectores, hetairas y funámbulos. JLV

2 comentarios:

Dragon de Azucar dijo...

quisiera ser una hetaria, pero me quedo en fabulador.

¡Feliz regreso!

Saludos

JLVasconcelos dijo...

Hola querido D:
Muchas gracias por estar, y por leer y por tu amistad.

Abrazo de oso.