jueves, 13 de noviembre de 2008

Gato por liebre


—¿Es un juego? Me parece una broma de mal gusto —riñó el valuador al granjero—. Usted sabe que yo sólo compro oro, jamás plomo.
Mejor visite al herrero; él adquirirá gustosamente los huevos de su gallina. JLV

3 comentarios:

Dragon de Azucar dijo...

No sé cóimo serán esos huevos, pero seguro que han de caer pesados al estómago...

Yo también quiero huevos de oro, ¿cómo le hago? Eso es algo que nunca se explicó...

Saludos

Dragon de Azucar dijo...

Pd - hace días que no puedo acceder a tu perfil, por suerte tengo el vínculo guardado en un txt, pero ¿podrías fijarte qué sucede?

Gracias

Saludos

JLVasconcelos dijo...

Hola D:
Todos queremos áureos huevos, eso ni dudarlo.
Saludos y gracias por leer.

P.S.
Me fijaré en eso del perfil.