martes, 14 de octubre de 2008

Una nostalgia de algo



Plantó semillas y cosechó la Vida. Los cantos de las aves anidaban en frutos. El venado en su estar y no estar era esto y lo otro. Descifró los signos que la sierpe trazaba sobre el suelo; los universos ocultos en la arena le hicieron suspirar.
Maravillado, atestiguó el despertar del hombre en su primera comunión con el silencio.
Orgulloso de su Obra sonreía porque todo estaba en su sitio, hasta la ponzoña del alacrán.
Una nostalgia de algo quebró su corazón cuando la soledad murmuró tempestades a su oído, y entonces el Creador se fue desvaneciendo entre sollozos. JLV

3 comentarios:

Dragon de Azucar dijo...

Si, ya estaba todo creado, ¿qué más quedaba por hacer que no fuera desaparecer?

y los hombres que lo búscan estúpidamente...

Saludos

JLVasconcelos dijo...

Dragón:

Tenía que hacerlo, como buen Creador que es.
Y bueno, los hombres, siempre buscando algo, triste condena.

Saludos y gracias por leer.

Dragon de Azucar dijo...

Gracias por escirbir.