miércoles, 8 de octubre de 2008

De buena madera


Al narigudo industrial maderero se le hacía un nudo en la garganta cuando el recuerdo de Gepetto llegaba a tocarle las puertas de su corazón. Cómo olvidar cuando cantaban juntos el “aserrín, aserrán los maderos de San Juan”, o aquellas tardes cuando le enseñaba las tablas de multiplicar.
Además, no sólo fue un excelente ebanista, también un gran tallador y hasta inventor de un escochebre multiusos.
Gepetto era, en suma, hombre de buena madera que reflejó su modo de ser en aquella frase que legó a la posteridad: Para que la cuña apriete ha de ser del mismo palo. JLV

2 comentarios:

Dragon de Azucar dijo...

La sabiduría de los ancianos...
Lástima que nadie la tenga en cuenta ya.

Saludos

JLVasconcelos dijo...

Hola Dragón:
Sí, los viejos tienen lo suyo y no lo apreciamos.

Gracias por leer.