viernes, 18 de julio de 2008

Suicidios y plumas


Abrí los ojos y supe que mi suicidio había fracasado. Arranqué sin pudor la pluma que salía de mi oreja.
Harto de mi vivir lo intenté una y otra vez. Los conatos abortaban pero surgían más plumas por cada tentativa fallida.
Un día entendí que mientras más intentara poner fin a mis días, mis posibilidades de convertirme en un ser alado se acercaban y decidí aceptar los designios celestiales.
Plumas multicolores cubrían mi cuerpo. Era emocionante. En dos o tres intentonas más sería querubín. Ya me veía alabando al Creador.
Acometí con enjundia la tentativa final y volví a fallar. Abrí los ojos y no supe si estaba en el Limbo. Quise decir algo y apenas pude cacarear; me removí sobre un montón de paja y con alegría descubrí que había puesto un huevo. JLV

4 comentarios:

Dragon de Azucar dijo...

¡Muy bueno!
¡Fastástico! Mucho mejor que la 'literatura fantastica' que he estado leyendo estos días.

Saludos

JLVasconcelos dijo...

Gracias Dragón, agradezco tus palabras y presencia.
Nos estamos leyendo.

ALY dijo...

Tus palabras me dan la bienvenida a este mundo de los blogg-si es que se escribe asi-, y déjame decirte que es un festejo maravilloso leer tus palabras

No sé quien sos, no he podido siquiera ver tu nombre o tu descripción-quizá sea lo novata en el asunto- pero ya me sé leyendote recurrentemente

Gracias por compartir tu mundo Gracias por darle un viraje tan romántico y tan poco zatanizable al intento concurrido de huir de este mundo
UN ABRAZO PARA TI QUIEN QUIERA QUE SEAS

JLVasconcelos dijo...

Aly:
Muchas gracias por aribar a estos lares. Es harto estimulante y generoso de tu parte verte esos comentarios.
Muchas gracias.
Saludos y nos leemos.