jueves, 20 de agosto de 2009

Paquidérmica



El circo fue una jungla después de que la elefanta masacró al humano durante la función vespertina. Los payasos semejaban a hienas. Las bestias fustigaban contorsionistas. Los enanos crecían entre chismes. Los trapecistas se venían a pique.
Todo era un caos y las habladurías aumentaban: que si la progenitora era un aborto de la naturaleza, que si el hijo había heredado las mañas maternales, etc... Todo se juntó para que Dumbo, ya con una colmena dentro de la cabeza, levantara el vuelo lo más lejos posible de aquella fauna despreciable y rencorosa. JLV

4 comentarios:

jota pe dijo...

-- maestro Vasconcelos, y ni que decir de las demagogias del tal pinocho, la peste bubonica que nos transmitio la rata mickey, la crisis economica mundial a que nos orillo rico mc pato, y otros malditos waldisneyianos personajes de los que solo dumbo, oh senior!, se salva

JLVasconcelos dijo...

Hola JP:
Vaya fauna insalubre y abusiva. Poco como Dumbo, sí señor.
Saludos y gracias por dejarse caer por estos lares.

Dragon de Azucar dijo...

Desde niño siempre creí que los payasos en verdad eran hienas disfrazada. Nadie puede reir tanto sin contagiarse de algo.

Saludos

JLVasconcelos dijo...

Hola D:
Sí, hay una hibridación hiénica en esos seres de carcajada pronta y zapatones lentos. Gracias por leer y comentar.
Un abrazo.