martes, 15 de julio de 2008

Evasivo


Roedor crónico de hostias, aquel ratón de sacristía siempre evadió con astucia las trampas de la Fe. JLV

2 comentarios:

Dragon de Azucar dijo...

Lo envidio, la verdad. LA fe nos atrapa a todos en algún momento de nuestras extensas vidas. Y algunos no sabemos cómo escapar de ella.

Saludos

JLVasconcelos dijo...

Pues sí, suongo que las matemáticas celestiales también fallan, aunque no lo parezca.
Qué hostias.

Salutes.